Habilidades sociales. Autoestima

 

No vivimos en un mundo aislado, ni solos. No, vivimos en una sociedad donde continuamente estamos teniendo interacciones sociales, todo lo que hacemos tiene un componente de relaciones con los demás.

Todo el mundo quiere caer bien y ser simpático, algunas personas piensan que esto es una habilidad innata de la persona. Pero lo cierto, es que se adquiere y se va modelando con la experiencia.

Encontramos situaciones sociales en todos los ámbitos, en el trabajo, en la familia, en los estudios, cuando vamos de compras… es prácticamente imposible escapar de las situaciones sociales, por lo que lo más interesante es que estas relaciones sean placenteras porque hará que nos sintamos más felices y desarrollemos nuestras tareas de forma más eficaz.

De hecho, una baja competencia en las relaciones con los demás puede llevar al fracaso laboral, escolar e incluso de la familia. Es interesante tener las habilidades sociales bien desarrolladas para poder hacer frente a todos los problemas que se puedan plantear.

Las habilidades sociales nos pueden ayudar a integrarnos en un grupo nuevo de amigos, a relacionarnos con los hijos adolescentes, a llevar a cabo una entrevista de trabajo de  forma satisfactoria, a saber mantener nuestros criterios y opiniones sin que la otra persona se sienta perjudicada. Son muchas las áreas en las que las habilidades sociales pueden mejorar nuestra vida.

 

AUTOESTIMA

 

La Autoestima es el juicio que el ser humano tiene de sí mismo: su imagen, sus actitudes, sus conocimientos, etc. Es el modo de verse y valorarse a sí mismo.

Una persona con mucha autoestima es aquella que está orgullosa de sus logros, que actuará con independencia, que asumirá responsabilidades con facilidad, que sabrá aceptar las frustraciones, que se sentirá capaz de influir sobre otros, que afrontará nuevos retos con entusiasmo, que mostrará amplitud de emociones y sentimientos.

Por el contrario una persona con poca autoestima evitará las situaciones que le provoquen ansiedad, despreciará sus dotes naturales, sentirá que los demás no le valoran, echará la culpa de su propia debilidad a los demás, se dejará influir por otros con facilidad, se pondrá a la defensiva y se frustrará fácilmente,  tendrá estrechez de emociones y sentimientos.

Es por tanto, muy importante aprender a valorarse y a quererse a uno mismo, sin pensar en los demás, sin compararnos con ellos, sin sentirnos mal por no ser perfectos. Simplemente aceptarnos como somos porque en realidad nadie es perfecto.

separadorMVM Psicóloga
© Los derechos reservados.
2000-2013

 

Código Deontológico
Política de Privacidad
Información Legal

separadorMVM Psicóloga
Sevilla
Tlf.: 645 77 41 39
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.